¿Existe la dependencia de Cialis?

Aunque es poco frecuente, es posible volverse adicto a los fármacos para la disfunción eréctil como el Cialis. Su uso a largo plazo y el uso excesivo de esta medicina puede causar efectos severos en la salud.

En los últimos años las medicinas que ayudan en el desempeño sexual se vuelven cada vez más populares. Las medicinas masculinas de realce y aquellas que simplemente corrigen la falta de flujo sanguíneo estable a los órganos masculinos durante la estimulación sexual son usadas por hombres jóvenes y maduros.

Estos fármacos no sólo corrigen una simple debilidad corporal en términos de placer, sino que han ayudado a muchas parejas a quedar embarazadas cuando parecía imposible.

A pesar de que una vez simplemente se prescribía a los pacientes para la disfunción eréctil, muchos de estos fármacos de regulación del flujo sanguíneo están siendo utilizados por aquellos que no tienen realmente disfunción eréctil. El uso recreativo, el abuso y la adicción son un problema asociado con el Cialis y otros fármacos similares. Como con cualquier droga, los efectos secundarios y los riesgos para la salud acompañan al uso y abuso.

La adicción a las medicinas para la disfunción eréctil puede ser infrecuente -considerando cuántos varones que realmente sufren de disfunción eréctil deciden no divulgar dicha información ni siquiera a sus médicos-, pero es, sin embargo, peligrosa a largo plazo y por su uso excesivo.

Junto con los riesgos de salud de abuso y adicción a Cialis, el uso excesivo ha representado una amenaza para muchas relaciones románticas y matrimonios, haciendo que esta forma de adicción sea particularmente dañina emocionalmente.

Aquellos que luchan contra la adicción a cualquier tipo de fármaco siempre deben buscar ayuda profesional antes de que se requiera una intervención médica seria.

Ciencia

La disfunción eréctil es algo que ocurre en el cuerpo masculino cuando se impide que la sangre se transporte adecuadamente al pene. Esta falta de función puede ser causada por muchos problemas físicos y médicos, pero también puede ser la causa de la impotencia psicológica. Otras causas son las enfermedades cardiovasculares, los trastornos neurológicos, la diabetes y los problemas hormonales.

El Cialis trabaja con el mismo fin, que es proporcionar un flujo sanguíneo adecuado al pene para mantener las erecciones durante la estimulación sexual. Los fármacos actúan impidiendo que una enzima en el cuerpo afecte negativamente a la dilatación natural de los vasos sanguíneos que, cuando se dilata, permite que la sangre fluya libre y rápidamente al pene. Cuando se toma correctamente, el Cialis actúa permitiendo que la dilatación no sólo ocurra sino que dure por un largo período de tiempo.

Cuando se toma un fármaco para la disfunción eréctil, a menudo las erecciones duran más que la duración de una experiencia sexual. Dicho esto, el orgasmo puede ser alcanzado más de una vez, pero una erección no deseada puede persistir y causar problemas cuando el paciente no está excitado sexualmente. Este efecto común a veces cambiará la idea que uno tiene del uso recreativo, ya que aquellos que no tienen disfunción eréctil, pero que toman la medicina con el propósito de prolongar el tiempo de relación sexual, pueden tener inconvenientes por el flujo sanguíneo continuo.

Aquellos que toman Cialis para otros problemas médicos comúnmente lo hacen para la hipertensión y el mal de altura. El fármaco también se está probando para usos femeninos.

Psicología

Es bien sabido que muchos hombres que tienen disfunción eréctil son propensos al lado psicológico de la impotencia. Esto significa que su estado mental afecta su capacidad de mantener una erección, pero no tienen ningún impedimento físico que la acompañe. El Cialis puede ayudar en estos casos, pero la intervención psiquiátrica puede ser más útil y segura.

Cuestiones de influencia social también han entrado en juego con aquellos que abusan de Cialis y similares. Con los medios de comunicación y la pornografía impulsando la idea de que “más grande es mejor”, los varones, incluso aquellos que son jóvenes y perfectamente capaces de tener relaciones sexuales, recurren al uso recreativo de las sustancias de la disfunción eréctil con el fin de durar más tiempo y “hasta el límite de su tamaño”.

Adicción

Uno de los peores tipos de cualquier adicción es la psicológica. La adicción al Cialis es precisamente eso. De hecho, hasta el día de hoy, no hay evidencia de que la adicción sea física en absoluto y aquellos que están enganchados a ella son en su mayoría usuarios recreativos que ni siquiera tienen Disfunción Eréctil.

El número de varones adictos al Cialis y a otros fármacos similares va en aumento a medida que más hombres, que se encuentran en muchos grupos de edad, usan las pequeñas píldoras azules para el placer sexual. Estos varones descubren que su experiencia es tan satisfactoria que continúan usándola durante sus encuentros sexuales y, más aún, aumentan la cantidad y la frecuencia con que la toman. Así como el placer sexual puede causar una obsesión, estas medicinas y el “subidón” que proporcionan crean una fuerte adicción.

Por otra parte, algunos pacientes que abusan de la medicación han notado que la ansiedad de desempeño hace que continúen consumiéndola cuando no la necesitan porque temen perder su erección durante el acto sexual. Como se mencionó anteriormente, estos hombres a menudo encontrarán difícil de realizar mientras no tomen Cialis después de acostumbrarse a sus efectos.

Tratamiento

La impotencia es frecuente y el Cialis, como fármaco recetado y utilizado de forma segura, no presenta grandes riesgos para la salud. La relación más peligrosa con el Cialis es la psicología del hombre que lo toma. Antes de tomar fármacos para la disfunción eréctil, los pacientes de sexo masculino deben considerar por qué sienten que los necesitan y leer acerca de la perspectiva femenina sobre los potenciadores del rendimiento. Los varones pueden encontrar que a la mayoría de las mujeres les gustarán tal como son y que los riesgos de salud que están tomando por placer sexual son innecesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *